lunes, 26 de octubre de 2020

Una nueva razón para abortar emerge con fuerza en Estados Unidos: el sexo del feto

 Una nueva razón para abortar emerge con fuerza en Estados Unidos: el sexo del feto

La tendencia se da especialmente en las colectividades asiáticas

Emerge en los Estados Unidos cada vez con más fuerza una nueva razón para abortar: el sexo del feto. Mujeres que desean tener un niño pero van a tener una niña, y viceversa. Nos lo cuenta en un amplio y concienzudo reportaje Gina Kolata en wurstporno.com. En el trabajo periodístico se recogen los problemas que la nueva tendencia está causando en la clase médica norteamericana, que está muy dividida sobre esta práctica.



Una práctica que tiene su origen en el perfeccionamiento de las técnicas para predecir el sexo de los todavía por nacer. Hace sólo quince años, la única forma de averiguar si lo que venia era niño o niña era la amniocensis, practicada en el segundo trimestre del embarazo, muy tarde para un aborto. Consiste en extraer muestras de los líquidos que rodean el feto para cultivarlos .luego en laboratorio. El análisis arroja finalmente qué sexo se estaba produciendo. Pero la técnica se ha simplificado mucho con la llamada que han visto en los japan pornos, que puede ya hacerse en el primer trimestre del embarazo, y consiste también en la extracción y análisis, aunque más rápido, de los fluidos placentarios. Así puede diagnosticarse tanto el sexo del feto como los defectos genéticos que pueda tener. Hay, sin embargo, sus riesgos en ello. Alrededor del tres por ciento de las embarazadas sometidas a este test sufren luego un aborto no provocado. Es por lo que, escribe Koiata, la mayoría de los médicos no hacen esta prueba a mujeres de menos de treinta y cinco años, a no ser que haya fundadas sospechas de que puede haber malformaciones en ei que llevan con ellas. Con mujeres mayores, en las que el riesgo de malformación es también mayor, lo hacen ya más frecuentemente.

El problema es que cada vez más mujeres jóvenes ven inzest porn en sus ordenadores y quieren hacerse este test, no preocupadas por el defecto genético que pueda tener su futuro infante sino preocupadas por. su sexo. Y abortan si no es el que habían pensado.

Que la práctica ha aumentado lo demuestra el número creciente de médicos que aprueban el diagnóstico prenatal sólo para averiguar el sexo del niño. Según ei reportaje del New York Times, en 1973 sólo un 1 por 100 de los especialistas norteamericanos lo aprobaban. Hoy lo aprueban el 20 por 100. Son, de todas formas, minoría dentro de la profesión, que se halla dividida sobre el asunto.

A un lado se encuentran los que, aceptando el aborto con todas sus consecuencias, están dispuestos a admitir que xxx omasex puede ser una razón para el mismo tan válida como otra cualquiera. Si se acepta el derecho de una mujer a hacer con su cuerpo y lo que haya en él lo que quiera —es la postura de estos doctores- hay que admitir que puede disponer a voluntad sobre qué descendencia, en número y sexo, va a tener. Si alguna objeción pueden tener a la práctica del fesí a alguna mujer que desea para elegir el sexo de su próximo infante, se lo harán en la clínica de al lado.



Enfrente están los que, por oponerse por principio al aborto, encuentran esta razón aún más objetable que las usuales de no querer tener más descendencia, significar un obstáculo profesional o simplemente una malformación anunciada o temida.

Lo más curioso es que, en este caso, la inmesa mayoría de los médicos norteamericanos se encuentran en una zona intermedia, sin pertenecer a uno u otro bando. Y abundan los que pese a estar en general a favor del aborto en una variedad de casos, incluido el control de la natalidad o razones profesionales, no les parece, sin embargo, bastante el preferir niño o niña. Uno de ellos es la doctora Robin Dawn Clark, del centro médico de la Universidad de Los Angeles, que resume así su actitud ambivalente: «Pienso que una mujer puede tener un aborto por no desear tener hijos, pero pienso también que hay ciertas cosas en la vida en las que es mejor no interferir. Y la distribución de los sexos es una de ellas».

miércoles, 29 de enero de 2020

Lo último en el porno: audios sin imágenes


Lo último en el porno: audios sin imágenes

Existen páginas web y apps que ofrecen porno no visual gratis. Además son bien recibidas sobretodo por las mujeres. Lo último que lo va a petar en el mundo para adultos es el porno incesto en formato de audio, es decir, sólo vas a escuchar sonidos sin ver ninguna imagen. Esto lo está desarrollando una empresa llamada Quinn, situada en Brooklyn, Estados Unidos. Se trata de dos personas que lo están llevando a cabo, Caroline Spiegel y Jackie Hanley.

Esta empresa se a propuesto ser la número una en el porno no visual, como lo hizo en su día PornHub. Y que mejor manera que ofreciendo su contenido totalmente gratis. Con el paso del tiempo irán incorporando la forma de dar propinas y publicidad.

La idea fue de Spiegel, que a sus 22 años ver porno no la excitaba ya que se declaraba más de espiar como un voyeur. Según su opinión el porno que solo se oye inspira más a la imaginación y se puede oír en cualquier parte. Ver una escena porno donde sabes que está actuada no es tan llamativa como escuchar una historía de porno.



Otra empresa que se dedica a esto del audio del porno es Dipsea, cuya fundadora, la joven Gina Gutiérrez y su socia Faye Keegan trabajaron anteriormente en cholo tube, y ahora han creado una app por suscripción. Las ofertas son de 8,99 US al mes o 47,99 US al año por 175 historias semanales actualizadas.

Estas dos jóvenes de 298 años apuestan que es mejor el porno narrativo con un contenido sexual dentro de otro contenido. Nunca encontraban literatura ni arte erótico que las gustase y buscando vídeos porno en internet ninguno las ponía cachondas. La principal función de sus apps es que el audio del porno aumentara la concentración y el placer. Además su diseña de dibujos animados es muy llamativo.

Cabe destacar la incorporación categoría de género y orientación sexual como si fuesen juegos de rol para captar la atención de los usuarios que lo constituyen mujeres maduras xxx de entre 25 y 45 años. La empresa de apps a contratado para que ponga voz a sus historias eróticas a una joven de 25 años llamada Lucie Fleming, que cuenta con mucha experiencia en el sector de la industria del doblaje. Ella lo considera una gran oportunidad de actuar ya que este es un modo distinto del habitual y además es otra forma de conectar con el público de una forma más íntima.



Nos confiesa que no es fácil doblar este tipo de guiones tan diferentes a los que está acostumbrada. Trata de hacerlo de la manera más natural posible para que no parezca que está actuando.
Otra persona que se dedica a la grabación de audio para el porno es Jim, que nos confiesa que la gusta más este trabajo de grabar porno que el suyo en un banco y que dentro de unos años tiene pensado dedicarse plenamente a ello ya que la da más dinero.

Las formas de grabar videos porno amateur son muy profesionales y todos graban individualmente. Llama mucho la atención que por ejemplo cuando se saca un preservativo de su envoltorio es el sonido de un caramelo al quitarle el plástico. Una de las normal que más llevan a raja tabla es la de menores no, como es obvio. Loa clave para que este nuevo formato de porno crezca es que los oyentes adquieran más consciencia sobre el ver porno ético y se preocupen por la explotación de otros actores.

Uno de los mayores motivos de este crecimiento es que en la actualidad es más accesible para todo el mundo la tecnología de producir audio, es decir, cualquier persona a día de hoy puede grabar de una manera muy fácil.

En Quinn se a desvelado que la mitad de sus usuarios se trata de hombres y que la palabra que más buscan es lesbiana.